ENFERMEDAD CELÍACA

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Según la Sociedad Europea de Gastroenterologia Pediátrica, Hepatologia y Nutrición (actualizado en 2012) la Enfermedad Celíaca (EC) es una enfermedad sistémica inmunomediada provocada por el gluten (y prolaminas relacionadas), que es una proteína existente en las harinas de trigo, centeno, cebada y avena.

¿Qué síntomas presenta?

Este trastorno consiste en alteraciones predominantemente digestivas consistentes en diarrea, vómitos, pérdida de peso, cambio de carácter, anemia, etc. Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando su diagnóstico. Algunos de los síntomas pueden ser:

Más sobre la enfermedad celíaca

La celiaquía o enfermedad celíaca (EC) es una enfermedad de tipo autoinmune sistémica. Esta enfermedad está provocada por el gluten y prolaminas relacionadas. Dicha enfermedad se manifiesta en personas genéticamente predispuestas (Haplotipos HLA-DQ2 y/o HLA-DQ8) mediante una combinación variable de síntomas clínicos, una enteropatía y la liberación de anticuerpos específicos.

Nuestro organismo tiene una serie de barreras específicas y no específicas, que forman parte del llamado sistema inmunitario. Son nuestras defensas. En el caso de las personas con celiaquía, nuestras defensas en presencia del gluten inician un proceso de autoataque, por decirlo de alguna forma simple, sobre células y tejidos del intestino. Por algún motivo, en vez de atacar y eliminar patógenos y microorganismos como debiera ser, comienzan un proceso de eliminación de las células sanas del intestino. Esto causa lesión sobre las células encargadas de la absorción de alimentos (llamadas enterocitos). Esta lesión genera daños muy graves sobre el intestino, y como consecuencia de ello toda la sintomatología relacionada con la EC.

En cuanto a la epidemiología, se estima que la prevalencia de la EC se ha multiplicado por 5 en los últimos 30 años. La razón de los cambios permanece desconocida. Lo que es cierto es que se están incrementando el número de diagnósticos, por un conocimiento mejor de la enfermedad y de sus análisis, o por los cambios en la cantidad y la calidad del gluten ingerido por las personas. La EC afecta a todos los grupos de edad, y hoy en día es bien sabido que no solo es una enfermedad infantil. El 70% de los diagnosticados son mayores de 20 años.

Algunos de los síntomas pueden ser: ADULTOS - Diarrea malabsortiva
- Apatía, irritabilidad, depresión, astenia, inapetencia, pérdida de peso
- Dermatitis herpetiforme
- Anemia ferropénica, osteoporosis, fracturas, artritis, artralgias
- Colon irritable, estreñimiento
- Abortos, infertilidad, menopausia precoz
- Epilepsia, ataxia, neuropatías periféricas
- Cáncer digestivo
- Hipertransaminemia
Algunos de los síntomas pueden ser: ADOLESCENTES - Diarrea malabsortiva
- Apatía, irritabilidad, depresión, astenia, inapetencia, pérdida de peso
- Dermatitis herpetiforme
- Anemia ferropénica, osteoporosis, fracturas, artritis, artralgias
- Colon irritable, estreñimiento
- Abortos, infertilidad, menopausia precoz
- Epilepsia, ataxia, neuropatías periféricas
- Cáncer digestivo
- Hipertransaminemia
Algunos de los síntomas pueden ser: INFANCIA - Vómitos, diarreas fétidas, abundantes y grasosas, náuseas
- Anorexia
- Astenia
- Irritabilidad, dislexia, autismo, hiperactividad
- Pelo frágil
- Distensión abdominal
- Hipotrofia muscular: nalgas, muslos y brazos, fallo de crecimiento
- Introversión, dependencia
- Leucopenia, coagulopatías, trombocitosis
- Defectos del esmalte dental
- Retraso pondoestatural

¿Tienes dudas? Te las resolvemos.

¿A quién afecta?

La EC afecta tanto a niños como a adultos. La prevalencia estimada en los europeos y sus descendientes es del 1%, siendo más frecuente en las mujeres con una proporción 2:1.

Son grupos de riesgo los familiares de enfermos celíacos y los pacientes con enfermedades asociadas a enfermedad celíaca (enfermedades autoinmunes y otras inmunopatías como diabetes mellitus tipo I, tiroiditis autoinmune, déficit selectivo de IgA, enfermedad inflamatoria intestinal…, algunos trastornos neurológicos y psiquiátricos, etc.)

¿Cómo se diagnostica?

Se valorarán en el paciente la existencia de síntomas o signos de la enfermedad o la pertenencia a grupos de riesgo, ya sea por presentar alguna enfermedad que se pueda asociar con la EC o bien que el paciente tenga familiares afectados.

Los marcadores séricos (anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa tisular) son de gran utilidad como indicadores de EC, si bien la biopsia intestinal sigue siendo el patrón oro para establecer el diagnóstico. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta. Debe considerarse, no obstante, que la negatividad de estos marcadores no excluye definitivamente el diagnóstico, siendo necesario en ocasiones recurrir a pruebas más avanzadas (estudio genético) cuando la sospecha diagnóstica es elevada.

¿Cuál es su tratamiento?

Su tratamiento consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Esto conlleva una normalización clínica y funcional, así como la reparación de la lesión vellositaria. El celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten: arroz y maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados y/o envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, de una manera continuada, y aunque no dé síntomas clínicos puede causar trastornos importantes y no deseables.

¿Es necesario un seguimiento?

Es preciso realizar un seguimiento clínico de los pacientes con objeto de vigilar la evolución de los síntomas, controlar el crecimiento en los niños y vigilar el cumplimiento de la dieta.

¿La alimentación sin gluten puede perjudicar el desarrollo normal del niño?

El gluten no es una proteína indispensable y puede ser sustituida por otras proteínas animales o vegetales. La persona celíaca que sigue una dieta sin gluten, pero variada, a base de carne, pescados, frutas, verduras, legumbres, huevos, etc. y cereales sin gluten, normalmente come mejor y de forma más equilibrada y sana que la población general.

¿Qué es la dermatitis herpetiforme?

Se trata de una erupción cutánea extremadamente pruriginosa compuesta de protuberancias y ampollas o vesículas que aparecen usualmente en los codos, las rodillas, la espalda y los glúteos. Tiene carácter crónico y su causa se desconoce. No obstante, la dermatitis herpetiforme frecuentemente está asociada con la sensibilidad al gluten (enfermedad celíaca) en el intestino delgado. Este trastorno se puede tratar con dapsona, un antibiótico que puede ayudar a la mayoría de los pacientes. Asimismo, se recomienda una dieta libre de gluten con el fin de controlar la enfermedad. El cumplimiento de dicha dieta puede eliminar la necesidad de los medicamentos y prevenir complicaciones posteriores.

¿Cómo nos afecta la dieta sin gluten en nuestra vida social?

La Enfermedad Celíaca no debe suponer ningún obstáculo para el desarrollo de una vida normal. Aunque el ser celíaco implica una serie de limitaciones, una vez diagnosticada y tratada adecuadamente la enfermedad, deja de ser un problema. Los padres de un niño celíaco no deben prohibir a sus hijos la asistencia a fiestas, cumpleaños o campamentos escolares. Sí deberán hablar con los responsables de estas actividades a fin de informarles sobre la dieta que deben seguir y la importancia de no realizar transgresiones.

¿Contienen gluten los productos farmacéuticos?

Respecto a los medicamentos, la legislación vigente, Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de usos humano fabricados industrialmente y Circular 2/2008 de información sobre los excipientes en el etiquetado, prospecto y ficha técnica de los medicamentos de uso humano, establece que en el etiquetado se incluirán los excipientes de declaración obligatoria cuyo conocimiento resulta necesario para una correcta administración y uso del medicamento. Esta legislación establece la información que debe figurar en el prospecto, así como comentarios e información a incluir en la ficha técnica y en el etiquetado de estos excipientes.

Entre los excipientes de declaración obligatoria se encuentran el gluten y almidón de trigo, cebada, avena, centeno o triticale y sus derivados.

100 PREGUNTAS Y RESPUESTAS
SOBRE LA ENFERMEDAD CELÍACA

chesley-mccarty-ZimlF1xeZ8k-unsplash Copy 3

El gluten es una proteína amorfa que se encuentra en la semilla de muchos cereales.

Como el trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale y posiblemente avena, combinada con almidón. Representa un 80% de las proteínas del trigo y está compuesta de gliadina y glutenina. El gluten es el responsable de la elasticidad de la masa de harina, y confiere la consistencia elástica y esponjosa de los panes y masas horneadas.

El gluten se puede obtener a partir de la harina de trigo y otros cereales, lavando el almidón. El producto resultante tendrá una textura pegajosa y fibrosa parecida a la del chicle. Por este motivo es apreciado en alimentación por su poder espesante.

Hazte socio y disfruta de todas nuestras ventajas además de nuestra info actualizada

QUIERO SER SOCIO